Saltar al contenido

Clases de Equitación

Clases de Equitación

Montar a caballo es una experiencia única y recomendable cien por cien, pero tiene ciertos riesgos. Desde aquí te aconsejamos que para aprender a montar a caballo acudas a una hípica donde profesionales de la equitación te enseñen correctamente como hacerlo.

La teoría que te proporciona la lectura de unas líneas está muy bien, pero para empezar a montar a caballo, las clases de equitación prácticas son fundamentales.

¿Qué Necesito para Aprender a Montar a Caballo?

Clases de Montar a Caballo

Montar a caballo no es fácil, y necesitarás toda la ayuda que un profesional pueda ofrecerte, además del caballo adecuado para empezar, un animal que tenga el carácter y la experiencia necesaria para trabajar con iniciados. Esto no garantiza que no haya contratiempos, que no debe haberlos, pero recuerda que el caballo es un ser vivo y que por muy bueno que sea y muy acostumbrado que esté a dar clases, puede asustarse y tener una reacción brusca.

La preparación para empezar a montar a caballo no es sólo física, psicológicamente también necesitas prepararte para afrontar esta nueva experiencia. Los nervios, el miedo, la tensión… pueden jugarte muy malas pasadas.

Las malas posiciones intentando agarrarte al caballo y los movimientos bruscos e incontrolados ocasionados por los nervios, son tu peor enemigo. Una buena actitud tanto física como mental son el primer paso para convertirte en un buen jinete o amazona

Y, por supuesto, el equipo adecuado, sobre todo los elementos relacionados con la seguridad, como es el casco, el chaleco protector o las botas de equitación.

Con un buen profesor, el caballo adecuado, una buena forma física, tranquilidad y el equipo de protección, ya tienes lo necesario para empezar tu nueva aventura.

Llego a la Hípica, ¿Ahora qué hago?

Profesor de equitación

El primer paso, además de conocer a tu profesor por supuesto, es conocer al caballo que vas a montar y que él te conozca a ti. No es ninguna tontería, vas a montar encima de un ser vivo, un animal inteligente y con sensibilidad, al que generará desconfianza la presencia de un desconocido, más si ese desconocido pretende montarlo y controlarlo.

La confianza es la clave para una buena relación, y puedes conseguirla acercándote al caballo y hablándole, acariciándolo, participando en el cepillado y en el aseo previo a la colocación de la montura.

Si es la primera vez que te acercas a un caballo, estamos seguros de que su tamaño y su fuerza te impresionarán, pero controla los nervios y el miedo, el caballo puede percibirlos y lo que debes transmitirle es confianza no recelos.

Después del cepillado, peinar las crines y la cola y limpiar los cascos, el caballo ya está listo para colocarle la silla de montar. Las primeras veces necesitarás la ayuda y el asesoramiento de tu profesor, porque la montura es una pieza importante para tu seguridad.

La montura debe estar bien colocada para no hacer daño al caballo y bien sujeta con la cincha para que quede bien ajustada y no se mueva. Si la montura se mueve o se inclina hacia un lado perderás el equilibrio encima del caballo y caerás.

Ajustar los estribos a la medida de tus piernas, el profesor te indicará cual es la medida para que apoyes los pies y posiciones las piernas de la forma correcta.

Por último la cabezada, compuesta por un montón de elementos que ya irás conociendo, filete, ahogadero, muserola, riendas…

El caballo ya está preparado, si tu también tienes tu equipo puesto, ya estás listo para montar por primera vez a caballo.

Mi Primera Clase de Equitación

Aprender a Montar a Caballo

Para subir al caballo hazlo siempre por el lado izquierdo, puedes ayudarte de un bloque de montar, esto facilitará la tarea ya que no es fácil sobre todo para un principiante. Introduce el pie izquierdo en el estribo y pasa la pierna derecha por encima de la grupa hasta alcanzar el otro estribo. Mientras haces esto, sujeta las riendas con la mano izquierda, con firmeza, pero no estires demasiado si no quieres que el caballo empiece a caminar. Para empezar sería una buena opción que alguien sujete al caballo mientras montas.

¡Ya estás arriba! Siguiente paso, adoptar la postura correcta. El equilibrio es fundamental, relájate, coloca la espalda recta y dibuja una línea recta imaginaria desde la oreja hasta el talón pasando por el hombro y la cadera. Las articulaciones deben estar relajadas, la puntera de los pies dentro de los estribos con los talones hacia abajo y las rodillas dobladas.

Debes mantener cierta presión de las piernas sobre el caballo, esto te ayudará a mantenerte sobre la silla. Agarrar las riendas con las dos manos, con firmeza y con delicadeza, las riendas están en contacto con una zona muy sensible del caballo, la boca, y un mal uso de las mismas puede molestarlo o dañarlo.

Ya estás listo para empezar a moverte, posición correcta, nervios controlados y el miedo escondido en el guadarnés. Empieza tu aventura.

Clases de Equitación para Niños

Clases de Equitación para Niños

¿Cómo enseñar a montar a caballo a un niño? Con sentido común y prestando especial atención a la seguridad. Pasos a seguir:

  • Con el material de seguridad adecuado, principalmente el casco.
  • Con un caballo acorde a su tamaño, generalmente se empieza con un pony.
  • Con el control total de un profesor especializado hasta que esté preparado para montar solo.
  • Con juegos que les motiven.

Los demás pasos a seguir son los mismos que en un adulto, conocer al caballo y crear un vínculo con él, trabajarlo pie a tierra hasta perder el miedo y adquirir confianza y practicar, practicar y practicar.

Clases de Equitación
3.9 (78.18%) 77 voto[s]