Saltar al contenido

Equipación del Caballo en Pista

Equipación del Caballo

Equipar a un Caballo

Un conocimiento básico acerca del equipo del caballo es muy necesario, tanto la seguridad como la comodidad dependen de ello.
Equipar a un caballo no es barato, supone un gran gasto, por ello, es necesario saber que es lo que necesitamos para no excedernos con el presupuesto.
Comprar un equipo de baja calidad es peligroso, por eso, es mejor que te centres en lo que de verdad necesitas y destines tu presupuesto a conseguir el equipo adecuado.

La Montura

Del equipo del caballo, la montura es la pieza más costosa. Antes de adquirir una debes tener en cuenta tres puntos: para que disciplina la vas a utilizar, se debe acoplar bien al caballo y tiene que ser cómoda para el jinete.

Monturas para montar a Caballo

El diseño: dependiendo de las disciplinas las monturas tienen distintos diseños. El corte de los faldones y la posición de las charnelas son las diferencias básicas entre monturas de distintas disciplinas. La longitud de los estribos y la posición del jinete dependen de estos factores.

Para algunos jinetes la mejor elección es una montura mixta que les proporciona soporte y seguridad para salir al campo, saltar o trabajar en pista.

El acoplamiento: todos los jinetes deberían aprender a evaluar el acoplamiento correcto de la montura. Es esencial que esta distribuya el peso de manera uniforme y se acople al dorso del caballo perfectamente para evitar incomodidad, dolor y lesiones.

Material de la montura: las monturas de cuero son ideales y duran muchos más años, pero para un presupuesto ajustado una montura de material sintético también es válida.

Ver más sillas de montar en Oferta en Amazon

Accesorios de Monta

Los accesorios de monta, al igual que la montura, deben ser de la mejor calidad que te puedas permitir. La calidad y el tamaño adecuado son los principales factores a tener en cuenta.

Montura de Equitación
Equipación del caballo para montar

Cabezada y Embocadura: si queremos asegurar la comodidad del caballo, la elección de la cabezada y embocadura es vital. Las cabezadas deben quedar bien ajustadas y la embocadura, a pesar de que hay cientos de diseños, los jinetes suelen clasificarlas en tres grupos:

  • los filetes con una sola rienda
  • filete y bocado con utiliza dos embocaduras y dos riendas
  • los pelham, más severos que los filetes y que se pueden utilizar con una o dos riendas.

Estribos: los de acero inoxidable son los que más duran, asegúrate de que la medida es la apropiada. Cuando la parte del pie más ancha se apoya en el estribo, deben de sobrar 1.25cm por cada lado. Si la medida es mayor el pie podría atravesar el estribo, y si es menor, quedar atrapado dentro.

Cincha: pueden fabricarse de cuero o de material sintético. Tienen la forma adecuada para adaptarse y proporcionar más espacio a los codos del caballo, en esta zona la piel es muy fina y así se evitan rozaduras. La cincha siempre debe estar limpia para que no pellizque ni roce al caballo.

Sudaderos y Mantillas: se fabrican con distintos diseños y materiales, sea cual sea el modelo asegúrate de que cubre bien la cruz y la columna, que no se mueve durante el trabajo y que está bien puesto, así evitarás lesiones.

Protectores: diseñados par adaptarse a las cuatro extremidades, aunque algunos sirven para todas. El tamaño debe ser el adecuado y se tienen que ajustar de manera que no se muevan ni presionen los tendones o huesos.

Existen muchos tipos de protectores, aunque los de uso más común son:

  • los que protegen la caña y el menudillo cuando el caballo se golpea una extremidad con otra.
  • Campanas, que protegen los talones de las manos de los alcances con los pies.
  • Protectores de tendones, protegen los tendones que van detrás de las cañas de las manos de los alcances con los pies.
  • Protectores de viaje, algunos protegen desde las rodillas hasta la corona de los cascos, pensados para evitar golpes durante el transporte.

Vendas: protegen las extremidades durante el transporte o durante el trabajo, se pueden poner para mantener limpia una herida o para proporcionar calor y soporte.

Es importantísimo saber colocarlas correctamente, las vendas mal colocadas son un problema más que una ventaja ya que pueden causar daño.