Saltar al contenido

Beneficios de Montar a Caballo

Beneficios de Montar a Caballo

Son muchos los beneficios que montar a caballo aporta, tanto física como psicológicamente, pero también es cierto que esos beneficios se pueden volver contra ti si no montas a caballo de la manera correcta. Con una mala posición de la espalda, por ejemplo, puedes causar una lesión, por ello, te aconsejamos que para iniciarte en este deporte, acudas a un centro hípico especializado y que un buen profesor te enseñe a montar a caballo correctamente.

Beneficios físicos de Montar a Caballo

Dentro de los beneficios físicos podemos destacar la mejora del equilibrio tanto vertical como horizontal. Para mantener el equilibrio es necesario que la espalda esté erguida, esto nos ayuda a corregir la postura, algo sin duda, buenísimo para la columna.

Montar a Caballo en Centro Hipico

El estado de contracción pasivo, parcial y continuo de los músculos es conocido como tono muscular y ayuda en cada movimiento a mantener la postura corporal. Montando a caballo se consigue regular el tono muscular y disminuir la espasticidad, o lo que es lo mismo, la contracción de los músculos a la vez que fortalecemos el abdomen, los glúteos, las piernas y la espalda.

El estar alerta ante los posibles cambios de movimiento del caballo y la atención constante ante reacciones bruscas del mismo,consigue mejorar la planificación motora. Conseguimos corregir lo que algunos llaman torpeza, es decir, la lentitud, la falta de reflejos y la coordinación motriz.

Los expertos opinan que la autoestima, la confianza y el control de las emociones mejoran considerablemente al montar a caballo, a la vez que desarrollamos el sentimiento de respeto y responsabilidad que nos inspira el animal.

Hemos comentando que es necesario estar alerta ante cualquier imprevisto cuando montamos a caballo, con esto mejoramos la concentración y la atención, dos factores que van a ayudar mucho a mejorar también nuestra memoria.

Todo esto influye positivamente en nuestro estado de ánimo, el contacto con la naturaleza, con los caballos, el aire libre y el ejercicio hacen que montar a caballo sea la experiencia más fantástica que puedas disfrutar.

Los Niños y los Caballos

Ya hemos visto que la hípica es un deporte muy completo que  ayuda a desarrollar la musculatura, sobre todo de las piernas y los glúteos, mejora el equilibrio y la coordinación motriz entre otros muchos beneficios. Es un deporte que se practica al aire libre y fomenta el respeto tanto por los animales como por la naturaleza, el sentido de la responsabilidad y como no, también el espíritu deportivo.

Niños y Caballos

¿Qué aporta montar a caballo a los niños?

  1. Aumenta la concentración y atención: practicar la equitación es un deporte exigente donde se debe atender tanto a tus propios movimientos como a los del caballo, además de controlar el camino para dirigir al animal. Se requiere constancia, destreza y un gran nivel de concentración.
  2. Desarrolla la autoestima: se estimula la autoconfianza de los niños. Al ser ellos mismos los únicos que pueden prever, anticiparse y gestionar un problema cuando están montados en un caballo, desarrollan el autocontrol. Factores muy importantes que posteriormente trasladan a su vida diaria.
  3. Actúa sobre la socialización: el vínculo que han de crear con el caballo y el trabajo en equipo son necesarios para practicar este deporte, habilidades que se irán afianzando progresivamente.
  4. La disciplina y la responsabilidad son fundamentales: El caballo está bajo su responsabilidad  y son conscientes de ello, hay unas normas que deben cumplir, el sentido del deber se desarrolla conforme cumplen esas normas.
  5. Fomenta valores positivos como: el amor a la naturaleza, a los animales y el respeto.